Skinature

Células Madre: características, usos y beneficios.

Las Células Madre

Las células madre son células necesarias para la regeneración de tejidos.
Dos características clave las caracterizan: se pueden transformar en diferentes células especializadas del mismo tejido y tienen la capacidad para renovarse y regenerarse a través de la división celular durante la vida de una persona.

Las células madre se pueden transformar en varios tipos de células diferentes, a través de un proceso denominado “diferenciación”.

En las fases iniciales del desarrollo humano, las células madre, en el embrión, son “diferentes” a todos los tipos de células existentes en el organismo -cerebro, huesos, corazón, músculos, piel, etc.

Células madre epidérmicas.

Las células madre adultas también están presentes en la capa externa de la piel humana, la epidermis. Estas células se llaman células madres epidérmicas y se encuentran en la capa más interna de la epidermis (capa basal).

Aunque su aspecto no difiere de las otras células de la capa basal, las células madre poseen una función única: se renuevan constantemente y rejuvenecen la epidermis debido a la formación de nuevos queratinocitos y a la regeneración del tejido dañado ya que sólo estas células tienen la capacidad de dividirse indefinidamente En la piel joven, la epidermis se renueva completamente aproximadamente cada 4 semanas.

Este proceso se hace más lento a medida que envejecemos. El número de células madre de la piel decrece y su vitalidad disminuye. Como no se pueden desarrollar nuevas células madre epidérmicas durante la vida de una persona, es muy importante conservar la vitalidad de estas valiosas células y su capacidad de dividirse por el mayor tiempo posible.

Las células madre vegetales protegen las células madre de la piel.

Cada célula madre contiene factores específicos cuya función es conservar la multipotencia de las células madres y su capacidad de auto renovación.

Aplicadas en la forma correcta, tienen un impacto positivo sobre la vitalidad de las células madre de la piel y su correcto funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *